Diario El Accionista

JURISPRUDENCIA - DOCTRINA - LEGISLACION - IMPUESTOS - SOCIEDADES ANONIMAS
Administración: San Martín 50 E./P., Of. 7 (1004) CABA
At. público y publicaciones: Piso 7, Of. 143 (1004) CABA
Buenos Aires, Jueves 11 de Julio de 2019
AÑO LXXV - Nº 19431
Diarios Anteriores:
(selecione una fecha)
/ /

PODER JUDICIAL DE LA NACIÓN

CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES EN EL TRABAJO
«JURISPRUDENCIA»
SENTENCIA DEFINITIVA NRO. 93780
CAUSA NRO 1267/2015/CA1
AUTOS: «A. E. C/ P. P. S.R.L. S/ DESPIDO»
SALA I
En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 10 días del mes de julio de 2.019, reunida la Sala Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:
El Doctor Carlos Pose dijo:
La demandada entiende arbitrario lo decidido en materia de indemnizaciones por despido, diferencias salariales, multa del art. 80 de la LCT, costas y honorarios, mientras que su oponente solicita la admisión de su reclamo en concepto de salarios por categoría, horas extras, la aplicación de la multa regulada por el art. 1º de la ley 25.323 y pide la rectificación de los montos de condena por considerar mal computada su antigüedad.
Por último varios de los auxiliares de justicia solicitan la elevación de sus emolumentos profesionales.
El primer agravio de la parte empresaria no es viable: tenga o no el actor antecedentes disciplinarios la decisión rescisoria de la empresa exteriorizada el 30 de julio de 2.014 tuvo un motivo concreto esto es haber invitado a pelear a un superior – Daniel Geber- pero dicha persona no declaró en el proceso y las referencias de Bazón Taipe (fs. 319/21) son insuficientes para acreditar la injuria denunciada ya que admite que lo sucedido lo sabe por referencias agredido: en otras palabras Bazón Taipe no merece la calificación de testigo en el sentido técnico del vocablo ya que no presenció lo sucedido (arts. 386 y 456 CPCC) y su relato no permite tener por acreditada la injuria denunciada (arts. 377 CPCC, 242 y 243 LCT) sin que sea admisible validar el despido por los supuestos antecedentes negativos cuando no se acredita la existencia de un último hecho puntual que permita considerar legítimo el despido directo en los términos del art. 242 de la LCT.
En cuanto al tema de las diferencias salariales es conveniente realizar una serie de precisiones: el actor reclama diferencias retributivas por haberse desempeñado como encargado durante el período que corre de enero a julio, con más horas extras al 50 y al 100% y premio por concurrencia efectiva: su pretensión se basa en un supuesto salario devengado de $ 9.617,45 y el abono, parcialmente clandestino, de uno inferior - $ 6.000- siendo que la demandada negó el pago «en negro», que Alberich se hubiera desempeñado como encargado de establecimiento denunciando que prestó servicios 4 horas variando de turno, es decir matutino o vespertino: de 8 a 12 horas o de 12 a 16 horas (ver escrito de réplica, fs. 34 vta./5) siendo que, ante dicha controversia, el juzgador determinó diferencias por el desempeño de una jornada completa.
La prueba producida me convence de que, efectivamente, el actor laboró como encargado del establecimiento y ello porque, al margen de la testimonial producida, el telegrama de despido hace mención a sanciones por incumplimientos que sólo pueden reprocharse a un empleado jerárquico: a Alberich se lo apercibió por no velar por las condiciones de higiene de los sistemas de conservación en frío, por no tener operativo el registro de limpieza de las heladeras y por no controlar las condiciones del local, al personal y la planilla general de horario, siendo aplicable la teoría de los actos propios (art. 1067, CCCN) y resultando, en consecuencia, el trabajador acreedor a las diferencias entre el salario que denuncia como devengado -$ 9.617,45- y el que afirma como cobrado -$ 6.000- durante el periodo que corre de enero a julio de 2.014, esto 27.432,32 ($· 9.617,45 – $ 6.000 = $ 3.617,45 x 7 + sac) que reemplazará a la fijada por el juzgador en primera instancia: esto es $ 21.196
Por el contrario, no se encuentra acreditado el desempeño de una jornada extraordinaria de trabajo, ni el doble turno: si bien la declaración de Fleita (fs. 288/9) favorece al actor no puede dar fe del cumplimiento de una doble jornada ya que entraba a prestar servicios a las 15 horas y Alberich, según sus dichos, se retiraba a las 17.00 y, por otra parte, su declaración fue descalificada por el juzgador por contradictoria con la versión del accionante con argumentos que llegan huérfanos de crítica ante la alzada (art. 116, LO) tampoco la versión de Fernández (fs. 280) puede dar fe de que haya prestado servicios extraordinarios de 5 a 7 horas semanales ya que ella, incluso, no recuerda cuánto tiempo trabajo –»entró en marzo de 2.012, no recuerda cuanto tiempo trabajó, se fue y volvió a trabajar, no puede precisar fechas»- lo que quita valor convictivo a su testimonio conforme las reglas de la sana crítica (arts. 386 y 456 CPCC).
El trabajador no acreditó el pago clandestino de salarios que es presupuesto fáctico de su pretensión de cobro de la sanción del art. 80 de la LCT correspondiendo aclarar, todo evento, que un pago incorrecto de la retribución no es anomalía que autorice la aplicación de la referida multa (Guisado y Herrera, «Extinción de la relación de trabajo», p. 763; Goldín –dir-, «Curso de derecho del trabajo y la seguridad social», p. 609; CNTr. Sala II, 28/10/11, «Fernández c/Javo SRL», DT 2012-5-1173; íd. 24/10/13,»Zaraté c/Nación Seguros de Vida SA»; LL 26/12/14, nº 117.615; Sala III, 25/3/10, Morán c/Laboratorio Argentino de Medicamentos SA»; Sala IV, 31/3/08, «Castillo c/Club Atlético Huracán Asociación Civil», DLSS 2008-1083; Sala VI, 28/2/19, «Rico c/Citytech SA»; Sala X, 21/5/10, «Grosclaude c/Oriental Farmacéutica ICISA»; SCBA,. 20/9/17, «Marchetti c/L´Oreal Argentina SA») y el sentido que estoy dando a mi voto torna improcedente el agravio empresario respecto a la multa del art. 80 de la LCT: los certificados puestos a disposición del trabajador no reflejaban las reales condiciones de trabajo.
Pero, por aplicación del principio «iura novit curia y al haber impugnado Alberich la liquidación practicada (art. 56 LO), se impone una nueva tomando como referencia el salario fijado supra, esto es $ 9.617,45 siendo dable reconocer los siguientes créditos: $ 19.234,90 en concepto de indemnización por despido ($ 9.617,45 x 2) $ 10.418,90 en salarios de julio con su aguinaldo; $ 5.209,45 en concepto de aguinaldo primer semestre; $ 3.402,50 en concepto de indemnización por vacaciones no gozadas ($ 9.617,45 x 14 x 7: 25 x 12 + sac); 14.826,90 en concepto de multa regulada por el art. 2 de la ley 25.323; $ 28.852,35 en concepto de sanción reglamentada por el art. 80 de la LCT ($ 9.617,45 x 3) y $ 6.236,32 en concepto de diferencias salariales.
En síntesis, lo adeudado asciende a $ 98.601,22
En cuanto al tema de las costas se impone la confirmación de las impuestas en primera instancia a cargo de la demandada en razón de la derrota sufrida (art. 68, CPCC) y la confirmación de los honorarios impugnados por resultar equitativos los regulados (art. 38, LO).
En síntesis, entiendo corresponde:
1) Modificar el fallo de primera instancia elevando el monto de condena a $ 98.601,22;
2) Confirmar lo decidido en materia de costas y honorarios;
3) Imponer las costas de alzada a la demandada vencida en lo principal de la controversia y
4) Fijar los honorarios de representación y patrocinio de los litigantes, por las tareas de alzada, en el 30% de la suma regulada en la instancia anterior. La Doctora Gabriela A. Vázquez dijo:
Que adhiere al voto que antecede.
En definitiva de lo que resulta del presente acuerdo, SE RESUELVE:
1) Modificar el fallo de primera instancia elevando el monto de condena a $ 98.601,22;
2) Confirmar lo decidido en materia de costas y honorarios;
3) Imponer las costas de alzada a la demandada vencida en lo principal de la controversia y
4) Fijar los honorarios de representación y patrocinio de los litigantes, por las tareas de alzada, en el 30% de la suma regulada en la instancia anterior.
Regístrese, notifíquese, oportunamente comuníquese (art.4º, Acordada CSJN Nº 15/13) y devuélvase.



Visitante Nº 8617124




www.diarioelaccionista.com.ar
Fundado el 17 de mayo de 1945 por Roberto Garibaldi y Carlos S. Vela. - Director: Roberto Garibaldi (h).
Propietaria: Ediciones Gari S.R.L. - Administración: San Martín 50 E./P., Of. 7 (1004) CABA
Atención al público y publicaciones: San Martín 50 Piso 7, Of. 143 (1004) CABA
Tel: 4343-9950 y 4331-1883 - E-mail: info@diarioelaccionista.com.ar
Registro Prop.Intelectual Nº 5211859 - Miembro de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) I.S.S.N. 0327-6325