Diario El Accionista

JURISPRUDENCIA - DOCTRINA - LEGISLACION - IMPUESTOS - SOCIEDADES ANONIMAS
Administración: San Martín 50 E./P., Of. 7 (1004) CABA
At. público y publicaciones: Piso 7, Of. 143 (1004) CABA
Buenos Aires, Jueves 08 de Noviembre de 2018
AÑO LXXIV - Nº 19270
Diarios Anteriores:
(selecione una fecha)
/ /

PODER JUDICIAL DE LA NACIÓN

CAMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CIVIL «JURISPRUDENCIA»
SALA A - 71020/2014
«M., A.J. c/ L.N.C.D.S. LIMITADA s/ DAÑOS Y PERJUICIOS (ACC. TRAN. C/ LES. O MUERTE)».-
EXPTE. NRO. 71.020/2014

En la Ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a los días del mes de diciembre del año dos mil diecisiete, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala «A» de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: «M., A. J. c/ LA NUEVA COOPERATIVA DE SEGUROS LIMITADA s/ DAÑOS Y PERJUICIOS (ACC. TRAN. C/ LES. O MUERTE)», respecto de la sentencia de fs. 438/448 el tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:
¿SE AJUSTA A DERECHO LA SENTENCIA APELADA?
Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: señores jueces de cámara doctores:
RICARDO LI ROSI – SEBASTIÁN PICASSO - HUGO MOLTENI - A LA CUESTIÓN PROPUESTA, EL DR. RICARDO LI ROSI DIJO:

I.- La sentencia de fs. 438/448 hizo lugar parcialmente a la demanda entablada por A. J. M. contra L. C. C., a raíz del accidente de tránsito ocurrido el 11 de enero de 2013. En consecuencia, condenó a este último a abonar al actor, en el plazo de diez días, la suma de Pesos Doscientos Cuarenta y Cinco Mil Cuatrocientos ($ 245.400), con más sus intereses y las costas del juicio. Asimismo, hizo extensiva la condena a la citada en garantía «La Nueva Cooperativa de Seguros Limitada», en la medida del seguro.-
Contra dicha resolución se alzan las quejas del accionante a fs. 467/481, las que no merecieron contestación de la contraria.-
A su vez, la demandada y la firma aseguradora hicieron lo propio a fs. 483/486, obrando la réplica del demandante a fs. 488/491.-

II.- Previo al estudio de los agravios formulados, corresponde efectuar un breve resumen de los hechos que motivaron el presente pleito.-
Sostiene el demandante que el día 11 de enero de 2013, siendo aproximadamente las 21 hs., circulaba a bordo de la motocicleta de su propiedad, por el carril derecho de la Avenida Leandro N. Alem, sentido Sur a Norte. Lo hacía a una velocidad de 50 Km. aproximadamente cuando, al llegar a la intersección con la calle Marcelo T. de Alvear, circulaba de contramano, de Norte a Sur sobre la mencionada avenida, el automóvil marca Chevrolet Corsa, dominio ELK 260, conducido por Luis Cesar Carrizo, quien lo llevó por delante.-
Recuerda que arribó al lugar del accidente una ambulancia del SAME y fue trasladado al Hospital Fernández donde le realizaron curaciones. Una vez estabilizado, fue derivado al Hospital Italiano donde le diagnosticaron doble fractura de pelvis con hemorragia, por lo que fue operado en dos oportunidades. A su vez, señala que sufrió la fractura de dos costillas y de su rodilla izquierda.-
Por su parte, la empresa aseguradora se presenta a fs. 96/99 contestando la citación en garantía formulada. Reconoce su carácter de aseguradora del rodado Chevrolet, dominio ELK-260, bajo la póliza Nro. 80048666/8.-
En particular, señala que el 11 de enero de 2013, siendo las 21:30 hs., el Sr. C. circulaba con el rodado asegurado por el carril derecho de la Avenida Leandro N. Alem. Afirma que, aproximadamente a 30 mts. antes de llegar a la intersección con la calle Marcelo T. de Alvear, de manera imprevista advierte una persona que circulaba por delante pero en sentido contrario al indicado, por el carril en el que se encontraba el Chevrolet, por lo que la primera reacción fue accionar los frenos pero, dadas las circunstancias, impactó de frente con el motovehículo.-
Señala que en el lugar se presentó personal policial quien procedió al secuestro de los rodados y una ambulancia del SAME que trasladó al motociclista a un hospital.-
En virtud de ello, sostiene que el accidente obedeció a la exclusiva culpa de quien se declara victima.- Finalmente, a fs. 102/105 comparece Luis Cesar Carrizo, contestando la demanda instaurada en su contra en idénticos términos a los empleados por la compañía de seguros.-


III.- Antes analizar los planteos formulados por los recurrentes, creo necesario recordar que los jueces no están obligados a hacerse cargo de todos y cada uno de los argumentos expuestos por las partes ni a analizar las pruebas producidas en su totalidad, sino tan solo aquéllos que sean conducentes para la correcta decisión de la cuestión planteada (conf. arg. art. 386, Cód. Procesal y véase Sala F en causa libre Nº 172.752 del 25/4/96; CS, en RED 18-780, sum. 29; CNCiv., sala D en RED, 20-B-1040, sum. 74; CNFed. Civil y Com., sala I, ED, 115-677 -LA LEY, 1985-B, 263-; CNCom., sala C en RED, 20-B-1040, sum. 73; SC Buenos Aires en ED, 105-173, entre otras).-
IV.- Por otro lado, debo también destacar que el art. 265 del Código Procesal exige que la expresión de agravios contenga la crítica concreta y razonada de las partes del fallo que el apelante considera equivocadas. Y en este sentido, el contenido de la impugnación se relaciona con la carga que le incumbe de motivar y fundar su queja, señalando y demostrando, punto por punto, los errores en que se hubiere incurrido en el pronunciamiento, o las causas por las cuales se lo considera contrario a derecho (conf. Fenochietto - Arazi, «Código Procesal Civil y Comercial, Anotado, Comentado y Concordado», tº I, pág. 835/7; CNCiv. Sala A, libres nº 37.127 del 10/8/88, nº 33.911 del 21/9/88, n° 587.801 del 28/12/11, entre muchos otros).-
En este orden de ideas, sin embargo, bien vale destacar que la mera disconformidad con la interpretación judicial sin fundamentar la oposición, ni concretar en forma detallada los errores u omisiones del pronunciamiento apelado no constituye la crítica para la que prescribe la norma (conf. CNCiv., Sala A, 15/11/84, LL1985-B-394; íd. Sala D, 18/5/84, LL 1985-A-352; íd. Sala F 15/2/68 LL 131-1022; íd. Sala G, 29/7/85, LL 1986-A-228, entre otros).- Corresponde, entonces, señalar que «criticar» es muy distinto de «disentir», pues la crítica debe significar un ataque directo y pertinente de la fundamentación, procurando la demostración de los errores fácticos o jurídicos que pudiere contener, mientras que el disenso es la mera exposición del desacuerdo con lo sentenciado (conf. esta Sala, voto del Dr. Escuti Pizarro en libre n° 414.905 del 15/4/05 y mi voto en libre n° 570.223 del 9/2/12).-
Desde esta perspectiva, debería coincidirse que los pasajes del escrito a través de los cuales el accionante pretende fundar sus quejas en relación a la reparación, desvalorización y privación de uso del automotor no cumplen, siquiera mínimamente, con los requisitos referidos.-
En este sentido, el escueto desarrollo formulado en el escrito de fundamentación se limita a expresar el disenso con la sentencia apelada, sin rebatir las consideraciones del Sr. Juez de grado a la hora de analizar los rubros indemnizatorios.-
En este entendimiento, no cabe sino hacer efectiva la sanción dispuesta por el art. 266 del Código Procesal y tener por desierto el recurso planteado en lo que a este aspecto concierne.-
Por el contrario, considero que los pasajes del escrito a través del cual la demandada y citada en garantía pretenden fundar sus recursos logran cumplir con los requisitos referidos.-
En base a lo expuesto, y a fin de preservar el derecho de defensa en juicio, de indudable raigambre constitucional, no habré de propiciar la deserción requerida por la parte actora y trataré los agravios vertidos.-


V.- A su vez, cabe señalar que los hechos de esta causa han de ser subsumidos en las disposiciones del anterior Código Civil de la Nación, aprobado por Ley 340, y no en las del flamante Código Civil y Comercial, aprobado por Ley 26.994. Es que «la nueva ley toma a la relación jurídica en el estado que se encuentra al tiempo que la ley es sancionada y pasa a regir los tramos de su desarrollo aún no cumplidos, en tanto que a los cumplidos se los considera regidos por la ley vigente al tiempo en que se desarrollaron» (S.C.B.A., E. D. 100-316).
Es decir que «las consecuencias ya producidas están consumadas y no resultan afectadas por las nuevas leyes, pues lo impide la noción de consumo jurídico» (LLAMBÍAS, «Tratado de derecho civil - Parte general», 4ta. ed., I-142).
Ello en razón de que la noción de efecto inmediato, recogida en el art. 7 del nuevo Cód. Civ. y Com., implica aceptar la eficacia e inalterabilidad de los hechos cumplidos, según criterio que ya difundiera PLANIOL («Traité eléméntaire de droit civile», Librairie Générale de Droit et de Jurisprudence, Paris 1920, I-n° 248) y desarrollara luego ROUBIER añadiendo que «si la ley pretende aplicarse a los hechos cumplidos (facta praeterita) es retroactiva» («Le droit transitoire. Conflits des lois dans le temps», Dalloz, 2da. Ed., Paris 1960, n° 88) (cfr. Cámara de Apelaciones de Trelew, sala A, voto del Dr. Velázquez en autos «S., N. O. y otros c. D., D. Á. y otra s/ daños y perjuicios» del 11/08/2015, Cita online: AR/JUR/26854/2015).-
Así, se ha sostenido que cualquiera sea la instancia en la que se encuentre el expediente (primera o ulteriores, ordinarias o incluso extraordinarias), hay que aplicar el mismo sistema de derecho transitorio que teníamos y, por tanto, verificar si las situaciones y sus consecuencias están o no agotadas, si está en juego una norma supletoria o imperativa, y ahora sí, como novedad, si se trata o no de una norma más favorable para el consumidor. Así, por ejemplo, si el hecho ilícito que causó el daño aconteció antes de agosto de 2015, a esa relación jurídica se aplica el Código Civil, se haya o no iniciado el juicio y cualquiera sea la instancia en la que se encuentre (cfr. Kemelmajer de Carlucci, Aída, «Nuevamente sobre la aplicación del Código Civil y Comercial a las situaciones jurídicas existentes al 1 de agosto de 2015», Publicado en: LA LEY 02/06/2015, 1, LA LEY 2015-C, 951, Cita Online: AR/DOC/1801/2015).-
Entonces, si la Cámara revisa una sentencia relativa a un accidente de tránsito, aplica la ley vigente al momento de ese accidente; en agosto de 2015 la examinará conforme el artículo 1113 del Cód. Civil, no porque así resolvió el juez de primera instancia, sino porque la ley que corresponde aplicar es la vigente al momento que la relación jurídica nació (o sea, el del accidente).
En cambio, si la apelación versara sobre consecuencias no agotadas de esas relaciones, o lo que atañe a la extinción de esa relación (por ej., una ley que regula la tasa de interés posterior al dictado de la sentencia de primera instancia), debe aplicar esa ley a los períodos no consumidos; más aún, debería aplicarla también a los consumidos si la ley ha establecido su carácter retroactivo y no se vulneraran derechos constitucionalmente amparados (cfr. Kemelmajer de Carlucci, Aída, «El artículo 7 del Código Civil y Comercial y los expedientes en trámite en los que no existe sentencia firme», Publicado en: LA LEY 22/04/2015, LA LEY 2015-B, 1146, Cita Online: AR/DOC/1330/2015).-


VI.- Ahora bien, a fin de determinar el encuadre jurídico de esta acción, cabe señalar que la situación del rodado de la emplazada se encuentra alcanzada por la presunción establecida por el artículo 1113, párrafo segundo «in fine» del Código Civil, que regula lo atinente a la responsabilidad civil por el riesgo de las cosas, porque se ha entendido que esa norma es de estricta aplicación a los accidentes en que la colisión se produce entre un automotor y una motocicleta de escaso porte (conf. esta Sala, voto de la Dra. Ana María Luaces en Libres nº 54.180 del 19/10/89; id. nº 96.658 del 30/9/92; id. 293.808 del 3/8/2000; voto del Dr. Hugo Molteni en Libre nº 231.506 del 2/2/98; voto del Dr. Jorge Escuti Pizarro en Libre nº 317.633 del 15/6/2000; mi voto en Libre 511.462 del 19/3/2009; id. 514.442 del 23/3/2009; id. 523.982 del 3/7/2009; id. 584.787 del 29/11/2011, entre muchos otros).-
Así, pues, el solo hecho de haberse demostrado que el vehículo de mayor porte tomó contacto con la motocicleta, determinó que la víctima tuviese a su favor una presunción de responsabilidad que alcanza al dueño y guardián de la cosa riesgosa, quien, para eximirse de tal atribución, debía demostrar que el evento acaeció por culpa de la víctima, la de un tercero por quien no debía responder, o el caso fortuito que fractura el nexo de causalidad.-
En ese sentido, la doctrina plenaria dictada in re: «Valdez, Estanislao F. c/ El Puente S.A.T. y otro s/ Daños y Perjuicios» del 10 de noviembre de 1994, se entiende excluida en los supuestos en que uno de los rodados que protagoniza el accidente es de escaso porte, lo que obliga a extremar el rigor con que deben aplicarse las disposiciones de tránsito que atañen a los automotores (conf. esta Sala en Libre nº 74.818 del 21/12/90; nº 96.658 del 30/9/92, n° 498.701 del 10/7/08 y n° 584.787 del 29/11/2011, entre muchos otros). Estas precisiones son las que permiten sostener que, en efecto, a la víctima le bastaba con acreditar el daño y el contacto con la cosa de que provino, mientras que corría por cuenta de la otra parte la obligación de aportar las pruebas que configuren algunos de aquellos eximentes legales.-
Al tratarse de un daño ocasionado por el riesgo de la cosa, al damnificado le bastaba con probar el daño sufrido y la adecuada relación de causalidad con el hecho. Con la reunión de dichos extremos, se presume la responsabilidad del dueño o guardián quien, para eximirse o disminuir tal atribución, debe acreditar la culpa de la víctima o la de un tercero por quien no deba responder, mediante la demostración cabal de los hechos que alegue con tal finalidad (conf. art. 1113 2º párrafo «in fine» del Código Civil.; Llambías, J.J. «Obligaciones», t. IV-A, p. 598, nº 2626, «Estudio de la reforma del Código Civil», p. 265 y «Código Civil Anotado», t. II-B, p- 462; Borda G.A. «Obligaciones», t. II, p- 254, nº 1342; Trigo Represas en Cazeaux y Trigo Represas «Derecho de las Obligaciones», t. III, p. 443; Orgaz A., «La Culpa», p. 176 y «El daño con y por las cosas», en La Ley 135-1995; Kemelmajer de Carlucci en BelluscioZannoni, «Código Civil comentado, anotado y concordado», t. 5, p. 461, nº 15; Bustamante Alsina, J. Teoría General de la Responsabilidad Civil, p. 265, nº 860).-
VII.- Bajo este contexto, y discutida como se encuentra la cuestión relativa a la responsabilidad, procederé al tratamiento de los agravios formulados.-
A tales fines, corresponde evaluar la prueba producida tanto en estos actuados como en la causa penal que en este acto tengo a la vista.-
En los obrados penales consta la intervención policial inmediatamente después de ocurrido el accidente. Allí se expone que «sobre la avenida mencionada a escasos metros de la senda peatonal, se hallaba tendido sobre la acera una persona del sexo masculino, en posición cúbito dorsal con casco colocado el cual se quejaba de dolores en todo su cuerpo, motivo este por el cual el deponente solicitó en carácter de urgente ambulancia del SAME. Que sobre la senda peatonal de la mencionada avenida se hallaba un vehículo marca Chevrolet, modelo Corsa dominio colocado ELK-260 y junto al mismo quien aparentemente seria el conductor de dicho vehículo; mientras que justamente en la intersección de Alem y Marcelo T de Alvear, casi llegando a la bocacalle, se hallaba una motocicleta marca Yamaha, modelo XT 295, dominio colocado 149-DUP, chocada en su frente con la horquilla doblada. Mientras que el rodado Chevrolet poseía daños en su frente, con el paragolpes caído y el parabrisas roto… toma contacto con el lesionado refiriendo ser Antonio Joaquín Menéndez… quien continuaba quejándose de fuertes dolores en su cuerpo... trasladado al masculino al Htal. Fernández… procediendo a identificar al conductor del Chevrolet referido con anterioridad… quien resultó ser Cesar Carrizo…en cuanto al lugar del hecho refiere que la Avenida Leandro N Alem posee doble sentido de circulación vehicular en dirección Norte Sur y viceversa con carriles reducidos por obra, respecto de la cinta asfáltica, se encuentra en buen estado de uso y conservación. Dicha intersección posee semáforos, los cuales al momento de la inspección funcionan con normalidad» (conf. fs. 1 de los actuados penales nro. 21031).-
En sede represiva se inspeccionaron los vehículos involucrados en el siniestro, habiéndose constatado que el Chevrolet Corsa «al momento de la inspección posee daños en el frente con mayor incidencia en la zona derecha, dicho daño provocado por el contacto con la motocicleta de marras, se ven afectados por los daños con la motocicleta: paragolpes delantero con desprendimiento, frente de carrocería, óptica derecha y parte baja del vértice del capot. Sobre el capot y parabrisas se aprecian daños compatibles con cuerpos blandos (pasaje de la motocicleta) además se visualiza sobre el lateral derecho más precisamente en su parante derecho de frente y en los parantes de las puertas daños productos del contacto provocado por la trayectoria post colisión del pasajero de la motocicleta» (conf. fs. 20 vta. de la causa penal nro. 21031).-
Respecto del vehículo Yamaha XT 225, «se aprecian daños en su frente zona derecha, con propagación de daños de adelante hacia atrás y de derecha a izquierda, siendo estos daños compatibles con el color del automóvil Corsa de marras, además se aprecian daños y raspones en el lateral izquierdo con propagación de daños de izquierda a derecha producto del contacto con el asfalto en su trayectoria post colisión» (conf. fs. 20 vta. de la causa penal nro. 21031).-
Ya en estas actuaciones, el perito ingeniero mecánico presenta su dictamen a fs. 207/209 y expresa que «la secuencial (1) muestra en forma aproximada las posiciones de los móviles con sus trayectorias previas en línea de trazo. Circulando de esa forma, se generaría en las posiciones mostradas como (2) y (2’) las posiciones aproximadas de los vehículos en que el automóvil y debido ello al importante deterioro con pozo de la calzada, iniciaría una acción de giro, es de presuponer un intento de evasión por parte del motociclo con acción de giro hacia su izquierda» (conf. fs. 310).-
Continua señalando que «producto del impacto y giros de los vehículos, se genera luego del contacto secuencial (4), con una probable rotación del motociclo hacia su izquierda, para luego continuar con la secuencial (5) subiéndose sobre el capot, y continuar su inercia confrontándose con el parabrisas. Ante el contacto con el parabrisas y debido a su propia energía cinética del automóvil, se genera con ello la secuencial (6), con una traslación post-impacto del motociclo en el sentido de circulación del automóvil, y despidiéndose hacia adelante para terminar cayendo sobre el pavimento y arrastrándose sobre este hasta finalizar ubicado en posición (6) mostrada… el motociclista debió ser expulsado de su móvil, elevándose para subirse sobre el techo del automóvil y caer al pavimento pasando previamente por el marco superior de la puerta delantera y quedándose este y su casco sobre el pavimento» (conf. fs. 310).- Sin embargo, el idóneo sostiene que «para que se generen las posiciones finales que se desprenden de las fotografías de causa penal y el croquis allí elaborado a fs.21 de dicha causa, la posibilidad probable de los hechos responde a las secuenciales precedentemente expuestas, y siendo de tal consideración que resultan ambos móviles los que se introducen en contramano» (conf. fs. 310).-
Asimismo, cabe señalar que de las fotografías tomadas con posterioridad al siniestro, que obran en el CD de fs. 22 de los actuados penales, se advierte un profundo bache en la calzada próximo a la senda peatonal que obstaculizaba la marcha del Chevrolet Corsa. Sin embargo, esa irregularidad desaparece en el sentido de circulación de la motocicleta que se encontraba al mando del accionante.-
A su vez, se aprecia, tal como lo pone de manifiesto el perito mecánico, que el automóvil Chevrolet, al momento en que se produce el siniestro, se encontraba realizando un giro y direccionando su vehículo hacia la izquierda con la intensión de evitar el desperfecto de la calzada.-
En este contexto, cabe preguntarse por qué motivo el demandante, al mando de la motocicleta y con la calzada en buen estado de conservación, decide de forma repentina efectuar un giro a la izquierda e invadir el carril de circulación del Chevrolet Corsa.-
Tal como el Ingeniero D’. lo señala, el conductor del automóvil, con el objetivo de evitar el bache realiza un giro a su izquierda e invade el sentido de circulación de la motocicleta, provocando así la infructuosa maniobra de evasión que culmina con la colisión de ambos móviles.-
Si bien es cierto que la posición final de la motocicleta al mando del Sr. M. culminó su andar al colisionar en contramano con el Chevrolet Corsa, esto se debió a la maniobra previa del Sr. L. C. C. quien, al intentar esquivar el obstáculo existente en la calzada invadió el sentido de circulación del demandante.-
Así, carece de relevancia que la motocicleta invadiera el carril contrario, pues lo cierto es que el siniestro se produjo debido al sorpresivo e intempestivo giro a la izquierda efectuado por el conductor del Chevrolet Corsa, sin adoptar las precauciones que la maniobra exigía.-
Al respecto se ha dicho que la presunción de culpabilidad del embistente debe ser manejada con suma prudencia, pues es fácil invertir el papel de embistente con el de embestido mediante la realización de un viraje inadecuado (conf. Kemelmajer de Carlucci, Aída «Código Civil...», dirigido por Augusto C. Belluscio y coordinado por Eduardo A. Zannoni, T° 5, pág. 503/504).-
Así las cosas, considero que hay elementos probatorios de suficiente peso como para endilgarle la integra responsabilidad en el hecho al dueño y/o guardián del automóvil que participó en el siniestro.-



Visitante Nº 7203066




www.diarioelaccionista.com.ar
Fundado el 17 de mayo de 1945 por Roberto Garibaldi y Carlos S. Vela. - Director: Roberto Garibaldi (h).
Propietaria: Ediciones Gari S.R.L. - Administración: San Martín 50 E./P., Of. 7 (1004) CABA
Atención al público y publicaciones: San Martín 50 Piso 7, Of. 143 (1004) CABA
Tel: 4343-9950 y 4331-1883 - E-mail: info@diarioelaccionista.com.ar
Registro Prop.Intelectual Nº 5211859 - Miembro de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) I.S.S.N. 0327-6325